El portal del Opus Dei publica el fallecimiento del Padre Rodrigo Martínez Aceves, vicario de la Delegación del Opus Dei en El Bajío (México), a consecuencia de un paro cardíaco inesperado, en la Ciudad de Aguascalientes.

El padre Martínez Aceves pidió la admisión a la Obra en 1983 cuando contaba con 20 años de edad. En 2003 fue ordenado sacerdote por el prelado del Opus Dei, D. Javier Echevarría, tras su paso por Roma para realizar los estudios necesarios.

En abril del 2017 se traslada a la Ciudad de Aguascalientes, donde se desempeñó hasta el día de hoy como vicario de la Delegación de El Bajío.

Los recordaremos con una guitarra, cantando corridos simpáticos, modificando algunas de las letras de las canciones. Siempre con una sonrisa, buen humor y preocupación por las necesidades de los demás.

Descanse en paz.

Puedes leer esta noticia completa en el portal del Opus Dei

Artículo anteriorNadie se salva por el cumplimiento de la ley
Artículo siguienteVolver a Galilea