Atardece cuando Cristo está ausente… y amanece cuando descubrimos su presencia. En la Palabra y en la Eucaristía. En el confinamiento.

 

Artículo anteriorLos cristianos marxista apostaron a caballo perdedor. Papa Francisco
Artículo siguienteR e s e t