Vida Nueva Digital recoge en un artículo unas reflexiones del Papa Francisco, de los años 1987 y 1988, a propósito de una tesis que estaba haciendo sobre Romano Guardini.

En ésta ahonda el uso del análisis marxista para la interpretación de la realidad, llegando a la conclusión del “fracaso” de unas categorías que considera obsoletas.

Concretamente dice: “Para mí, en lo que a nosotros respecta, los ‘cristianos marxistas’ se habían subido a un caballo que supuestamente era un ganador, pero que resultó estar drogado”. “Por miedo a ser los últimos cristianos, los cristianos marxistas son en realidad los últimos marxistas”.

Al mismo tiempo avisa del peligro de caer en la relatividad o el idealismo, llegando a identificar el ser con el conocimiento”.

Puedes ampliar esta noticia en Vida Nueva Digital

 

Artículo anteriorKiko Argüello recibe el alta hospitalaria
Artículo siguienteMiércoles de Pascua – Los discípulos de Emaús