Vuelve a casa por Pascua, vuelve a tu hogar, vuelve a donde se te quiere y se te cuida, y descubre el valor de la Eucaristía tal y como lo entendieron nuestros primeros padres en la Fe.

 

Artículo anteriorTamara Falcó y su visión de la Resurrección
Artículo siguienteTen Esperanza, un ladrón se salvó