Creo que tenemos la impresión de que todos lo jóvenes son iguales y no piensan nada ni esperan nada… y, peor aún, sobre la Iglesia. Pero aquí te doy un botón de muestra de que no es así…

Una conversación entre Pater Ugalde y Santi, un joven estudiante de 21 años

Artículo anterior“Santo Padre, ¿y nos podremos tomar unos mates?”
Artículo siguienteTamara Falcó y su visión de la Resurrección