La cruz es la fuente de agua viva para nuestra salvación.
¿Hasta cuándo gastaremos por lo que no da hartura? ¿hasta cuándo correr a no se sabe dónde?

 

 

Artículo anteriorDios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Artículo siguienteUn testimonio de fe en la enfermedad. María Requena