Vuelve a casa por Semana Santa, vuelve a tu hogar, vuelve a donde se te quiere y se te cuida, y descubre el valor de la Eucaristía tal y como lo entendieron nuestros primeros padres en la Fe.

Meditación dirigida por D. Cristóbal Peña Espina.

 

Artículo anterior«Tierra Santa, el último peregrino»
Artículo siguienteMiércoles Santo – Y Jesús lo sabía [podcast]