Maita Pozuelo sufrió  un accidente con su familia cuando tenía 12 años, en el cual falleció un hermano suyo y ella quedó ciega. Como consecuencia del dolor y el sufrimiento Maita dejó de creer en la existencia de Dios. Ella aprendió a vivir con su ceguera y actuar de forma autónoma para no tener que depender de nadie.

Ella explica su testimonio en el programa de Popular TV R. Murcia “Vidas con Luz”.

Artículo anteriorLuis Eduardo, un seminarista colombiano en Vitoria
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: La batalla va a comenzar