Ha fallecido hoy Miguel Pérez un gran luchador, casado de Lucía Capapé, padre de cinco hijos, al que diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) con tan sólo 38 años.

Una persona de una Fe profunda, fue director del colegio Tabladilla de Sevilla durante seis años, trabajo que tuvo que abandonar cuando le diagnosticaron la enfermedad.

En una entrevista que concedió al diario ABC, hace unos meses, declaraba: «Estamos aquí de paso a otra vida y que al cielo no se llega en colchón de pluma y a cada uno nos toca ganarnos el cielo de alguna manera».

«Ahora he tenido la bendición de entender mejor muchas cosas, de sentir la cercanía de Dios, de ver el poder de la oración y de sentir que todo lo de este mundo es temporal y caduco. Creo que todos deberíamos pasar por algo parecido para valorar todo y acercarnos a Dios: amor puro y que llena el corazón.»

Miguel ya ha alcanzado la meta, ha ganado la última batalla. Ahora, desde el cielo cuidará a su bonita y gran familia. D.E.P.

Como ha dicho el sacerdote, amigo de la familia, D. José María Quintana, #NOSVEMOSENELCIELO

Artículo anteriorCarta del Obispo de Alcalá de Henares sobre la eutanasia
Artículo siguienteCristo, imagen visible del Dios Invisible