La iglesia visigoda de Santa María de Brovales, del siglo XV, que se encuentra en Jerez de los Caballeros (provincia de Badajoz), ha aparecido, para sorpresa de todos sus vecinos, prácticamente en ruinas.

También ha sido destruido un yacimiento arqueológico romano de gran valor histórico situado en la misma zona. La policía aún desconoce quién o quiénes han ocasionado semejante destrozo.

Según publica Canal de Extremadura, en palabras de un arqueólogo, «tan solo se mantiene la puerta de acceso oeste, el resto ha sido literalmente destruido».

Puedes leer esta noticia completa en Canal de Extremadura

 

Artículo anteriorNuestro camino destructivo como sociedad
Artículo siguiente¿He metido la pata?