El arzobispo de Granada, Javier Martínez, ha emitido un decreto en el que advierte de un «falso sacerdote» que está celebrando actos de culto y celebraciones litúrgicas en nombre de la Iglesia Católica en pueblos del área metropolitana de Granada, pidiendo a los responsables de los templos del cinturón que trasladen a los fieles esta circunstancia por, entre otras cuestiones, posibles «recaudaciones económicas ilegítimas».

Según publicación del diario Ideal, dicho decreto detalla que se trata de un «exclérigo reducido al estado laical por la Santa Sede», al considerarlo la Iglesia «como no idóneo para el ejercicio del sacerdocio». En consecuencia, todos los actos de culto o de celebración religiosa que ofrezca está persona «están prohibidas en el ámbito de la Archidiócesis de Granada».

«Como es frecuente en ocasiones similares, se corre el peligro que se produzcan recaudaciones económicas ilegítimas, en las que se comercia con la fe del pueblo de Dios»

Puedes leer esta noticia completa en el diario Ideal

Artículo anterior«Feria». Ana Iris Simón
Artículo siguienteLa autobiografía de Jesús