Inicio CATEQUESIS San José

San José

0
San José

Leemos en el Evangelio de la Misa del día de hoy cómo san José recibió la voluntad de Dios mediante un sueño. Y sabemos por la Biblia que, al primero que llevó el nombre de José, sus hermanos le decían al verle: -¡Ahí viene el soñador! Quizá todo los que os llamáis así, de alguna forma, participáis de esa característica: sois personas valientes, audaces, soñadores.

Conocemos que el Papa Francisco tiene mucha devoción a san José, como gráficamente aparece en su escudo, que es como su logotipo. Por eso no fue casualidad que el inicio solemne de su pontificado fuese un 19 de marzo.

Es que Jorge Mario Bergoglio, con diecisiete años de edad, descubrió su vocación en la iglesia de san José de Buenos Aires. Por eso en el estudio personal del Papa, en la Residencia de Santa Marta, hay una imagen muy querida por él desde que era rector del Colegio Máximo: se trata de una imagen que representa a san José durmiendo. El Papa quiso llevársela cuando se trasladó a Italia desde Argentina. El valor simbólico de esta representación es grande. Hasta en sueños José recibe los mensajes de Dios. Al santo Patriarca se le pueden aplicar las palabras de la Escritura: Yo dormía, pero mi corazón estaba vigilante (Cant 5,2).

Francisco explicaba en uno de sus viajes: “Yo quiero mucho a San José, porque es un hombre fuerte y de silencio. Y en mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo. ¡Y durmiendo cuida a la iglesia! ¡Sí! Lo puede hacer, lo sabemos. Y cuando tengo un problema, una dificultad yo escribo un papelito y lo pongo debajo de San José. ¡Para que lo sueñe! Esto significa: ¡para que rece por este problema!” (El 16 de enero 2015 a las familias reunidas en Manila)

José es el custodio fuerte y tierno de la Familia, el hombre, que recibe y guarda los misterios de Dios. Por eso, José también es el padre y protector de la Iglesia y de todos los hombres y mujeres que la componemos.

Antonio Balsera