Testimonio del Vicario Episcopal Don Gabriel Benedicto en la parroquia de Jesús y María de Aluche (Madrid) que salvó su vida en la explosión que tuvo lugar en la Iglesia de la Paloma, saltando por los aires su vivienda.

Dios nos ha amado destruyendo a la muerte, ha sido vencida, es el gran jaque mate de si Dios nos ama. Venciendo a la muerte pasamos a la Tierra Prometida.

Artículo anteriorElogio a la vida imperfecta
Artículo siguienteIniciación Cristiana y Nueva Evangelización (IV)