José Agudo y Rosario Romero, primeros responsables de la Comunidad de las Barracas de Palomeras, narran los inicios del Camino Neocatecumenal.

Artículo anteriorUna aventura de Cuaresma: La desolación
Artículo siguienteCómo vivir la castidad