¡Muy buenas! Es una alegría compartir, una vez más, Tres Minutos Contigo. Seguimos gozando de este desierto que es la Cuaresma. En esta ocasión, nos acompaña José Manuel Martínez, profesor lingüista en camino al sacerdocio. Juntos, meditamos una virtud clave de este tiempo que nos prepara para la Muerte y Resurrección del Señor: la esperanza. Esta esperanza humana y cristiana consiste en una visión creyente del futuro, una visión creyente que llena este desierto de sentido.

¿Cuántas veces has escuchado el dicho popular «la esperanza es lo último que se pierde»? ¿Cuántas veces has animado a alguien utilizando ese refrán? La sabiduría popular ilumina estos tiempos de pandemia. Arroja luz sobre nuestros corazones, especialmente, cuando atravesamos un momento de dificultad. Porque la esperanza nos prepara para una vida cuya mirada puede atravesar cualquier obstáculo, superar los muros de la indiferencia y del monstruo que es la rutina.

 

Artículo anteriorFamilia en misión del Camino Neocatecumenal en Uruguay
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: Bilbo es arrastrado por la corriente