San José nos ayuda a encontrar cada día la gratificación y recompensa que necesitamos para seguir adelante. ¡Hazte de la escuela de San José!

Meditación impartida por D. Cristóbal Peña Espina

 

Artículo anteriorSe ha ido al cielo una gran mujer
Artículo siguienteEn el Desierto también estás tú