Mª Carmen Martín Astorga es Misionera Idente, graduada en Biotecnología y Máster en Terapias Avanzadas e Innovación Biotecnológica por la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid). También ha cursado estudios de Experto en Ética para el Profesional Sanitario y el Máster de Profesorado en la especialidad de Biología y Geología en la Universidad de Málaga. ¡Casi nada! La diócesis de Málaga nos ofrece su testimonio.

«Dios se presenta donde menos te lo esperas. Terminando mi carrera universitaria, conocí a los Misioneros y Misioneras Identes y su examen ascético-místico, que es propio de su carisma, me hizo poco a poco enamorarme de Cristo y de esta institución».

«Dios nos da su gracia constantemente para ser luz y esperanza en medio de este mundo herido por la pandemia. Somos «el ahora de Dios» y esto nos invita a ser testigos y dar testimonio diario de nuestra fe».

Explicando cómo se manifiesta, para ella, Dios en esta pandemia, afirma que «se manifiesta en lo pequeño, en lo sencillo: en una mirada, en un gesto, en una palabra, una noticia, en la oración». «Y lo más importante es que Cristo se hace presente en mi fragilidad humana y me muestra que sin Él no soy nada y con Él lo puedo todo.»

La vida consagrada no está de moda, pero ella lo tiene claro: «tenemos esa vocación universal a la que todos estamos llamados: la santidad. Cada uno debe ver dónde Cristo les dice que la realice. Cuando Cristo se hace presente en tu vida y te muestra su voluntad, todo lo mundano se queda corto, vacío. En estos tiempos de pandemia seguramente todos nos hemos planteado muchas cosas, y les animo a que se hagan esta pregunta: «¿Cristo, qué quieres de mí?» Y que respondamos generosamente a esa vivencia y le demos el sí que le dio María.»

Te recomiendo que leas la entrevista completa en Diócesis de Málaga

Artículo anteriorUna aventura de Cuaresma: ¡Bombur se ahoga!
Artículo siguiente¿Qué significaba decirle mi SÍ a Dios? Testimonio de Prado Polo