¡Yo soy libre! ¡No tengo que obedecer lo que dice la Iglesia! ¡Los mandamientos están obsoletos, eso ya no se lleva!

Estas u otras frases parecidas hemos podido escucharlas de personas que, aun siendo creyentes, piensan que los mandamientos solo nos ponen trabas en nuestra vida, que no nos dejan ser libres. Esas mismas personas piensan que hay que seguir otros mandamientos más modernos, que nos dicta la sociedad en que vivimos: ámate a ti mismo, vive la vida al 100% que no hay otra, llega alto en lo que te marques, aunque para eso tengas que pisar al otro, no te cortes en el sexo que es lo mejor que hay… etc.

Pero, ¿realmente esos caminos nos llevan a ser felices? Estoy seguro que estamos de acuerdo en que no es del todo así. ¡De eso va el video!

Además, en el Evangelio hoy aparece el principal motivo de la condena a Jesús: defender la verdad y la justicia. ¡También de eso hablamos hoy!

Artículo anteriorUna aventura de Cuaresma: ¡Hay un bote en la otra orilla!
Artículo siguienteLa conversión de Chet, el hijo de Tom Hanks