Esto fue los que Beorn les prometió. Les conseguiría poneys a cada uno, y a Gandalf un
caballo para el viaje hasta el bosque y les daría comida suficiente para varias semanas si la
administraban con cuidado; y luego puso todo en paquetes fáciles de llevar:

Nueces, harina, tarros de frutos secos y potes de barro rojo llenos de miel y bizcochos
horneados dos veces para que se conservasen bien mucho tiempo. Dijo que no necesitarían
llevar agua, pues había arroyos y manantiales a todo lo largo del camino.

Por la tarde alcanzaron los límites del Bosque negro y descansaron bajo las ramas enormes
que colgaban de los primeros árboles.

¡Bien, aquí tenemos el Bosque negro!- dijo Gandalf-. Beorn no está tan lejos como vosotros
pensáis.

Los ojos del Señor Bolsón son más penetrantes que los vuestros si no habéis visto un gran oso que caminaba a la par de nosotros. No sólo para guiaros y protegeros, Beorn puede ser amigo vuestro, pero ama a sus animales como si fueran sus propios hijos.

Los sábados (sabath) son días para descansar y recapitular sobre lo vivido durante la semana. ¿He notado la providencia del Señor? ¿Sus detalles de amor? ¿He sido consciente de su presencia amorosa? ¿He cuidado de sus cosas como si fueran mías?

Yo he tenido muchos detalles del Señor, ha sido providencial la ayuda que he tenido al
preparar las catequesis de esta semana, tenía un tema en la cabeza y la gente me hablaba de eso, ponía la radio y hablaban de eso, me llegaba material…

Y los detalles de cariño han hecho que no me despiste y me dé cuenta de que está a mi lado, atento a cada paso que doy. Ahora me toca cuidar de sus cosas mucho mejor de lo que venía haciendo. Tengo mucho que reflexionar sobre eso…

Espacio para añadir comentarios si queréis ____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
_________________________________

Entonces sintieron que Gandalf iba a dejarlos y se sintieron desesperados. Pero nada de lo que dijeran le haría cambiar de idea.

– Todo esto lo hemos tratado ya antes, cuando hicimos un alto. Tengo un asunto que resolver, lejos al sur, y no puedo perder tiempo.

Cuando Jesús les dice a sus discípulos que tiene que ir a Jerusalén a morir, Pedro se
escandaliza : «no lo permita Dios, Señor», pero Jesús le reprende : ¡Aparta de mí, Satanás,
porque no estás pensando en las cosas de Dios sino en las de los hombres! (MT 16, 21-23)

Los apóstoles no habían entendido aún que nuestra prioridad no es nosotros mismos, sino el  plan de Dios para nosotros.

Por eso los lleva al Tabor, a ponerlos en la presencia amorosa del Padre.

Los sábados tenemos un texto para meditar y el de ésta semana es precisamente ése:

«En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña,
para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos.

De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que aparecieron con gloria hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén.

Pedro y sus compañeros se caían del sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos
hombres que estaban con él. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús:

—Maestro, que bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

No sabía lo que decía. Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se
asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía:

—Este es mi Hijo, el elegido, escuchadle.

Cuando sonó la voz, se encontró Jesús sólo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto» (Lc 9, 28-36)

El trabajo para hoy consistirá en meditar este evangelio versículo a versículo, para que arroje luz sobre lo vivido en esta semana y sobre el momento actual que estamos viviendo.

¿Qué me dice este versículo acerca de mi vida? Dios, ¿Qué me dice?

Gandalf no pudo resistir la tentación de ser el último en decir algo, y cuando aún podían oírlo, se volvió y llamó, poniendo las manos a los lados de la boca. Oyeron la voz débilmente:

-¡Adiós! Sed buenos, cuidaos y «¡No abandonéis el sendero!»

C. Hoyos

Artículo anteriorSaber elegir nuestras batallas
Artículo siguienteTransexualidad: confusión y verdad