«El mal no es una cosa difusa, es una persona». Así comienza esta pequeña entrevista al Santo Padre extraída de una más amplia sobre el Padre Nuestro.

El Papa nos previene contra el maligno y sus seducciones.

Artículo anterior¿Cómo es tu Fe?
Artículo siguienteEl Alcalde de Madrid se ampara en Jesús de Medinaceli