Un informe emitido por la fundación Anar afirma, entre otras cosas, que “el abuso sexual es un problema que tiene lugar fundamentalmente en el círculo familiar y en menor medida en el entorno de confianza”.

Esta organización es un referente en España en atención a menores en situación de riesgo y en su informe también afirma que, del total de abusos a menores, los sacerdotes aparecen como responsables en el 0,2% de los casos mientras que el entorno familiar es sin duda el lugar más habitual donde se ataca a estos menores.

Se ha puesto mucho énfasis en diferentes medios sobre los abusos por parta de miembros del clero pero, siendo gravísimo cualquier abuso a un menor y la Iglesia ha actuado en los casos ocurridos, lo cierto es que  la participación de los religiosos en este tipo de actos delictivos es residual.

Puedes leer este artículo completo en Religión en Libertad

Artículo anteriorAnsiedad y Depresión
Artículo siguienteFallece el P. Jesús Blázquez iniciador del Camino Neocatecumenal en Colombia