El pasado viernes, un repartidor de FedEx se percató, tras hacer un entrega en la puerta de una casa en Estados Unidos, de que había una imagen de la Santísima Virgen en la pared. Su reacción fue inmediata y captada por la cámara de seguridad.

Artículo anteriorOcúpate Tú de Todo
Artículo siguienteRecordamos a Jorge Ribera un año después de su fallecimiento