Hoy hace un año que nuestro amigo Jorge Ribera, tras una larga lucha, sin perder la sonrisa, la enfermedad pudo con él y Dios se lo llevó con Él. Dejó un testimonio impresionante sobre cómo vivir abrazados a la Cruz del Señor.

Hoy lo recordamos con este vídeo con el que sus muchos amigos le hicieron un homenaje.

 

Artículo anteriorTodos como él
Artículo siguienteJóvenes Católicos con mucho sabor