En esta canción hago ver que la unidad es importante en el camino de la fe, donde mucha gente habla, critica y señala los fallos de las personas que luchamos por llevar el mensaje de luz.

Mi música no tiene precio porque ese precio alguien ya lo pagó por mí con su sangre.

Artículo anterior«Él llenó cada uno de mis vacíos». Testimonio de Mónica Contreras
Artículo siguienteUna de regalo