Inma Clari nació y creció en Valencia, en una familia católica por tradición. Ella iba a misa porque sus padres la llevaban, pero no llegó a hacer suya la fe.

Después de un gran sufrimiento, se vio en la necesidad de buscar consuelo en Jesús. Se sentía empujada a ir a la Iglesia y a llorar frente a una imagen de Cristo. Desde ese momento, Inma empezará a encontrarse providencialmente con gente y con acontecimientos que, sin ella darse cuenta, la acercarán más al Señor y a Nuestra Madre.

El programa Cambio de Agujas de HM Televisión nos ofrece su testimonio

Artículo anteriorSu padre falleció de COVID: «Allí no había nadie solo, estaba con ellos Jesucristo»
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: Bilbo escapa con el anillo