¡Qué alegría poder compartir de nuevo Tres Minutos Contigo! Desde el miércoles, 17 de febrero, hemos atravesado el umbral de la Cuaresma. Ya lo sabes: unos días de reflexión y preparación para la Muerte y Resurrección de Jesús, Quien más nos ama. Vivimos muy rápido y, hoy, merece la pena hacer un alto en el camino. En medio de tanta inmediatez, de las prisas de lo cotidiano. «Amor con amor se paga», decía San Juan de la Cruz… y muchas veces lo olvidamos.

No hay mejor momento que este, antes de presenciar el Sacrificio del Amor, para pararnos un momento y evaluar nuestra propia conducta. ¿Es mi modo de vida digno del Amor de los amores? ¿Soy señal de ternura a cada paso? ¿Pongo mi «casi nada» dejando que Dios ponga su «casi todo»? Sobre todo ello hablamos hoy con Manuel Carrasco, SJ, buen conocedor del espíritu ignaciano.

Artículo anteriorUna aventura de Cuaresma: ¡Tiempo! ¡Tiempo!
Artículo siguienteEs tiempo de unidad