Más de 200 católicos se reunieron en las escaleras de la catedral de Sydney para orar de rodillas y cantar himnos en reparación por un programa de variedades LGBTQ que se llevó a cabo en las afueras de la catedral este pasado sábado, según ha publicado el portal Life Site News.

El arzobispo Fisher publicó en Facebook su solicitud a la ciudad de Sydney de eliminar la imagen de la catedral de la publicidad del evento: «Hemos pedido a City of Sydney que la imagen de la catedral sea eliminada de la publicidad. Es frustrante y molesto que la catedral de Santa María, la iglesia madre de Australia, haya sido usada tan provocativamente para promover este evento y tan poca sensibilidad mostrada a la gente de fe».

Finalmente la imagen de la catedral se quitó del cartel publicitario pero los actos se celebraron en la explanada que hay junto a la catedral.

Puedes leer esta noticia completa en Life Site News

 

Artículo anteriorLo que la Virgen ha hecho por Spiriman
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: ¡No hay alternativa! ¡Adelante, pues!