Inicio ENTREVISTAS Hoy nos falta valentía y vigor. Entrevista al Sr. Obispo de Córdoba

Hoy nos falta valentía y vigor. Entrevista al Sr. Obispo de Córdoba

0
Hoy nos falta valentía y vigor. Entrevista al Sr. Obispo de Córdoba

Hoy tenemos la suerte de poder entrevistar a Mons. Fernández González, Obispo de Córdoba.

D. Demetrio acaba de cumplir hace unos días 71 años. Licenciado en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana. Estudios de Derecho Canónico en Roma y Salamanca. Doctor en Teología por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma con el tema: Cristocentrismo de Juan Pablo II. Ha sido anteriormente Obispo de Tarazona y desde el 18 de febrero de 2010 Obispo de Córdoba.

D. Demetrio, lo primero y es por una curiosidad personal. Después de ver varias veces La Ultima Cima siempre me he preguntado ¿Qué sintió D. Demetrio al conocer el trágico desenlace de Pablo Domínguez? Y, mirando a Pablo y al joven clero español ¿Cómo ve hoy la formación en los seminarios y el futuro del presbiterado de nuestro país?

La muerte de Pablo Domínguez fue uno de los acontecimientos más dolorosos de mi servicio episcopal en Tarazona. Me tocó ser notario de aquel acontecimiento y acoger primero el cadáver y luego a muchos amigos que se dieron cita en Tarazona. Pablo continúa haciendo mucho bien. Esa película ha recorrido el mundo entero y ha animado a mucho jóvenes a ser sacerdote, algo que vale la pena vivir como lo vivió Pablo.

Que un joven perciba hoy la llamada de Dios y que se decida a responder es un verdadero milagro. Porque la transmisión tiene múltiples interferencias y, además, al que por fin le llega la llamada no encuentra clima propicio para responder a ella. Con todo, hay jóvenes que perciben esta llamada, porque Dios llega directo al corazón, y los hay que responden generosamente entregando toda su vida. Tenemos que seguir pidiendo al Dueño de la mies que mande trabajadores a su mies, porque la mies es abundante y los obreros son pocos.

D. Demetrio, muchos jóvenes han desconectado de la vida de la Iglesia. Muchos pensamos que se debe a diversas causas y una de ellas es la crisis de la familia ¿Cómo compaginar la pastoral familiar y juvenil?

Donde hay familias cristianas es más fácil la transmisión de la fe. Por eso, los jóvenes que se han encontrado con Jesucristo han de vivir su vida en clave misionera. El encuentro con Jesucristo no es para su uso privado, sino para darlo a conocer a los jóvenes de su generación. Por otra parte, hay jóvenes que sin haber tenido un ambiente cristiano en su familia, al encontrarse con Cristo se convierten en fervorosos misioneros entre sus contemporáneos. Y unos y otros descubren que la fe no pueden vivirla en solitario, necesitan el grupo, necesitan la parroquia, necesitan la Iglesia.

Hoy los chicos y chicas buscan grupos de referencia ¿Cómo pueden entender las parroquias que la pastoral juvenil supone hacer grupos de jóvenes?

La parroquia sigue siendo una institución eclesial insustituible e insuficiente. Por eso, tiene que abrir sus puertas a los distintos carismas que el Espíritu va suscitando y a su nivel tiene que fomentar la comunión entre todos. Los grupos de jóvenes, antiguos y nuevos, son imprescindibles para que los jóvenes se encuentren con Cristo en una Iglesia joven, que recibe de los mayores lo mejor de su experiencia.

Otro gran punto es la crisis de chicos y chicas jóvenes que quieran descubrir su vocación ¿Qué más se puede hacer?

Hay formas de vida consagrada antiguas, llenas de historia, y otras más recientes. Todas ofrecen la frescura del seguimiento de Cristo, siempre joven. Cuando un chico o una chica quieren conocer distintas formas de vida consagrada, son acogidos para hacer alguna experiencia. Las comunidades religiosas ya constituidas y el Seminario son una preciosa ayuda en el acompañamiento vocacional.

Seguro que en sus encuentros con los jóvenes algunos de ellos le han trasmitido sus preocupaciones ¿Qué es lo que usted aprecia que agobia a los jóvenes?

A los jóvenes les ilusiona el futuro y al mismo tiempo les agobia, porque no ven fácil salida. El grito del Papa san Juan Pablo II “Abrid las puertas a Cristo. No tengáis miedo” sigue siendo actual. ”Cristo está vivo y te quiere vivo”, proclama el Papa Francisco hoy. “En el mundo tendréis luchas, pero no temáis, yo he vencido al mundo” (Jn 16,33), es una palabra de Jesús siempre renovadora y alentadora: con su gracia lo podremos todo.

No queríamos hacerle perder más tiempo. Por eso, queríamos hacerle una última pregunta algo atrevida. D. Demetrio ¿Falta hoy valentía para anunciar la maravilla del evangelio?

Si, nos falta valentía y vigor. La Europa que ha sido misionera y ha evangelizado el mundo entero durante siglos, ahora se siente envejecida y va perdiendo sus raíces. Estamos amaneciendo a una nueva época. Todavía hay en Europa brotes jóvenes que podrán continuar la tarea y vendrán misioneros del mundo entero para evangelizar esta vieja Europa.

Muchísimas gracias por atendernos y de verdad rezamos por su tarea pastoral en la diócesis de Córdoba y en la Conferencia Episcopal.