Una Cuaresma diferente, siendo diferentes, viviendo las cosas con más amor, mas intención, más generosidad, pensando en nuestros enfermos, y en los hombres y mujeres de la salud que luchan por ellos. Si eres joven… demuestra lo que eres capaz de hacer en esta Cuaresma diferente por favor.

Meditamos con D. Cristóbal Peña Espina

 

Artículo anteriorEl sufrimiento de la infidelidad
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: La cueva de los Trolls