Hoy ha amanecido la iglesia de El Salvador de Baeza con unas pintadas en su fachada.

Como bien dice, el sacerdote de la diócesis de Jaén, Pepe Navarrete Ochoa en su muro de facebook, se trata de un acto vandálico producto de la falta de valores que hay hoy en nuestra sociedad.

«Esta es una de tantas muestras de cómo nuestra sociedad va desescalando en valores y de cómo no se entiende el concepto libertad, uno de los regalos más grandes que la persona humana tiene».

Nos unimos, dando nuestro apoyo al párroco y a sus feligreses ante tamaña tropelía.

 

Artículo anteriorUna aventura de Cuaresma: Bilbo pierde el entusiasmo
Artículo siguienteMaternidad y ser-mujer