El Papa visita en su casa a una víctima del holocausto

Por primera vez en varios meses, el Papa dejó el Vaticano este sábado por la tarde para pasear por una calle del centro de Roma y encontrarse con Edith Bruck, una escritora hebrea de origen húngaro.

Vatican news que ha recogido la noticia, relata que cuando el Papa leyó su historia víctima de la persecución nazi, quiso conocerla y fue a su casa.

«He venido aquí, a su casa, para agradecerle su testimonio y rendir homenaje al pueblo martirizado por la locura del populismo nazi», dijo el Papa tras el encuentro. Repito con sinceridad las palabras que repito ante cada persona que, como ella, ha sufrido tanto por ello: «Perdóname, Señor, en nombre de la humanidad».

Edith ha dedicado su vida a dar testimonio del horror sufrido por ella y su familia. Lo que llama la atención, al leer los episodios descritos en la entrevista, es la mirada de esperanza que Edith consigue transmitir. Incluso cuando relata los momentos más oscuros, el abismo de horror en el que ella, de niña, se vio sumida, perdiendo a gran parte de su familia, no deja de fijar su mirada en algo bello y bueno, en algún atisbo de humanidad que le permitió seguir viviendo y esperando.

 

Puedes leer esta noticia completa en Vatican news