Sanitarios de la tercera ola, gracias por ser hoy Simón de Cirene, y ayudar a Jesús a lleva su Cruz en vuestros hospitales y centros médicos, dando consuelo a todo el que sufre.

D. Cristóbal Paña Espina nos dirige esta reflexión.

 

Artículo anteriorAl llegar a Tierra Santa, Dios te lo quita todo
Artículo siguienteCarta de un sacerdote a Pablo Iglesias