Una aventura de Cuaresma: ¡Toma el camino!

Debemos atrevernos a tomar el camino y avanzar en confianza.

Ya no es tiempo de saber lo que estamos perdiendo, ni tiempo de saber lo que ganaremos.
Pero vamos y comencemos.

¡Toma el camino! No sabes de antemano qué te reservará para ti … Pero no te atrevas a controlarlo todo. Todos viviremos esta excursión de una manera muy diferente. Algunos porque el encuentro, el compartir con otros es fácil, otros porque puede ser su primera vez.

Buenos días. 

-¿Qué quieres decir? ¿Me deseas un buen día o quieres decir que es un buen día, lo quiera yo o no; o que hoy te sientes bien, o que es un día que conviene ser bueno?

¿Cómo os planteáis vosotros este primer viernes después de la ceniza?

(Sentíos libres de comentar lo qué queráis, estamos haciendo este viaje juntos)

En mi caso este día tiene unos cuantos nubarrones, por lo que es ideal para «recogerse» y
buscar abrigo. Me estoy refugiando en mi interior.

(Espacio para escribir tu comentario) __________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________________

-¡Todo eso a la vez! Y además un día estupendo para una pipa de tabaco a la puerta de casa además. Si lleváis una pipa encima, ¡sentaos y tomad un poco de mi tabaco!
No hay prisa, tenemos todo el día por delante.

-¡Muy bonito! Pero esta mañana no tengo tiempo para anillos de humo.
Busco a alguien para compartir la aventura que estoy planeando y es difícil dar con él.

El joven Bilbo se distrae con una mosca. Su cuerpo no está hecho para la aventura. Le gusta disfrutar de su tiempo, charlar con los amigos…¡Pero así va a tardar una eternidad en ponerse en marcha!

Cualquier día es bueno para ello, no es como se presente el día lo que debe hacer que nos
decidamos a emprender la marcha, sino una actitud interior.

Trabajo para hoy: ¿Qué actividad debería poner entre paréntesis durante estos 40 días para
darme tiempo a preparar bien la cuaresma?

Lo primero que os venga a la cabeza valdrá.

Aunque os cueste, confiad en esa opción, es por vuestro bien.

C. Hoyos