El grupo Hakuna surgió tras la JMJ de Brasil en la que el Papa Francisco pidió a los jóvenes que hicieran lío. Con ese mensaje, un grupo empezó a reunirse en Madrid haciendo charla y adoración a la semana, hasta que poco a poco se hace presente la esperanza y,  dejando hacer por Él las obras,  movidos con la fuerza de Espíritu empezaron a reunirse en otras ciudades

La Diócesis de Córdoba ha entrevistado a Fernando Zurita, miembro del grupo de Córdoba y ha explicado que el nacimiento de Hakuna también nace de la necesidad de Dios, de la sed de Dios que tenemos y que despierta en cada uno de nosotros, de buscarle en el prójimo, de dejarnos hacer por Él.

La música es su estilo de vida, Hakuna se vive de lo que canta y canta lo que vive, pero también con la música lo que se quiere es recordar lo bello que es el mundo que Dios nos ha dado y ha dejado en nuestras manos, la belleza de la vida que debemos vivirla para mostrar la belleza de Cristo.

Zurita afirma que esa transmisión de Jesús a otros jóvenes viene dada por el Espíritu Santo. Es Él mismo, Cristo, el que a través de nosotros, -pues somos meros instrumentos-, da a conocer su Palabra.

Te recomiendo que leas la entrevista completa en la Diócesis de Córdoba

Artículo anteriorPublican un Vía Crucis con el Beato Carlo Acutis
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma: Aparece Gandalf