En la homilía del miércoles de Ceniza, el arzobispo de Valladolid pronunciaba unas rotundas palabras denunciando la limitación de aforo en los templos que había impuesto las autoridades de la Comunidad de Castilla la Mancha, establecido en 25 personas independientemente del tamaño del templo.

Hoy, gracias a Dios, recibimos la noticia, a través de Cope, de la eliminación de esa limitación por parte las autoridades competentes.

El obispo auxiliar de Valladolid, Mons. Luis Argüello, ha valorado positivamente que la Junta de Castilla y León haya decidido eliminar el tope máximo de 25 personas en los lugares de culto de la comunidad autónoma. De esta manera, esa limitación de aforo será de un tercio, ateniéndose al criterio de proporcionalidad que reclamaban los obispos y arzobispos de las diócesis castellano-leonesas.

Puedes leer esta noticia completa en Cope

Artículo anteriorRotundas palabras de D. Ricardo Blázquez sobre la limitación de aforos
Artículo siguienteUna aventura de Cuaresma en compañía de un pequeño Hobbit