Rémi Brague es filósofo, historiador, profesor emérito de Filosofía árabe y medieval en La Sorbona. Lo que llena de valor su persona y su extensa obra es la unidad entre el filósofo y el marido y padre de familia numerosa, entre el creyente y el ciudadano francés y europeo consciente.

En una entrevista que le ha hecho Hilda García en El Debata de Hoy, al preguntarle sobre la muerte digna ha explicado: «Hay gente que cree que la muerte puede ser digna o no serlo. Con el adjetivo «digna» hacen referencia a la muerte que uno mismo decide. Otros creemos en la dignidad de toda persona, incluso de la más humilde. Siendo cada persona la imagen de Dios, tenemos la dignidad ligada al cuerpo. Por tanto, no puede haber una muerte «indigna». Es necesario que se respete esta dignidad, y que así sea desde el principio hasta el final de la vida humana.»

«Nuestras sociedades, al aceptar el aborto, han renunciado a defender a los más radicalmente débiles de todos los seres humanos.»

«El aborto y la eutanasia son también negocios que producen beneficios. Al igual que la anticoncepción química, que reporta a las empresas farmacéuticas mil veces más que los métodos naturales de control de la natalidad».

Brague destaca la eficacia de los cuidados paliativos añadiendo que «lo que te hace querer morir no es la enfermedad, no es la vejez, ni siquiera el dolor, que los medicamentos modernos puede atenuar en gran medida. Lo que mata es la soledad, el sentimiento de no ser ya útil y de estar abandonado.»

Te recomiendo que leas esta entrevista completa en El Debate de Hoy

Artículo anterior«El dolor abre nuestro corazón a Cristo»
Artículo siguientePresentación de «Madre Ven»