martes, octubre 26, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSMi hermano José Ignacio nos está ayudando desde el cielo

Mi hermano José Ignacio nos está ayudando desde el cielo

Hola a todos,

Soy Carolina Romero González y tengo 13 años. Como todos sabréis el día 23 de diciembre falleció mi hermano José Ignacio, un amigo de mis padres y mi madre estuvo ingresada en la UCI con heridas muy graves. Entonces yo os vengo a hablar de cómo he llevado esta situación. Perder a una persona es muy duro, pero yo creo que en esto la fe me ha ayudado muchísimo. Un día una amiga mía me preguntó, pero si dices que cuando la persona que fallece se va al cielo y va estar súper contenta con el Señor, entonces por qué lloramos y la verdad es que en ese momento yo no sabia qué decirle, pero con todo lo que ha pasado me respondí yo a mi misma, y es que las personas somos súper egoístas y lo queremos todo y ahora. Pues esto es lo que me pasó al principio, que quería a José Ignacio aquí y ahora, y se me olvidó que él no es mío, sino que es del Señor.

En catequesis siempre te dicen que el cielo es súper chulo porque tienes a algunos de tus seres queridos y porque tienes muchas cosas más pero yo, en el momento en el que me dijeron que había fallecido, no pensé en eso, solo pensé en que ya no lo podía ver más y que no me había despedido de él y no le había dicho lo muchísimo que le quiero. Pero con el paso de los días me di cuenta de eso y luego viene la pregunta que es: ¿Y si no está en el cielo? Pero me contaron que unas horas antes de todo lo sucedido se confesó, fue a misa y además llevaba el escapulario puesto y no sabéis lo que me tranquilizó eso y además me contaron que en la explosión salió todo volando pero el Belén estaba perfecto y además de eso, por si acaso no nos había quedado claro de que ya estaba en el cielo, nos dijeron que José Ignacio unos días antes mandó una carta a un amigo suyo diciéndole que quería estar dentro del portal con el Niño, la Virgen y San José y fíjate tú que él falleció el día 23 y el Niño Jesús nace el día 24 por la mañana y digo yo que eso no es casualidad. Entonces éste es el momento en el que ya te has resuelto todas las dudas que tenías sobre Dios.

Yo siendo sincera no podría haber pasado esto sin ayuda de la fe y de José Ignacio. Y que no se me olvide todas esas personas que nos han ayudado muchísimo.

Y también tengo que decir la que lio José Ignacio en el cielo porque lo de la misa de los Remedios no fue normal. Cuando yo salí a leer con mis hermanos, miré hacia delante y vi toda esa gente que había, no me lo pude creer y pensé que toda esta gente esta aquí por mi madre y por mi hermano, más la gente que había fuera porque no cabían. En ese momento dije: todos los ateos del mundo deberían de volverse creyentes con todo lo que está sucediendo.

Hablando sobre eso hay algunas cosas que también quería comentar y es que a mí me da fuerzas seguir para adelante cuando me viene un hermano o tía a decirme que le acaban de enseñar a alguien a rezar el rosario, o que alguien quiere bautizar a sus hijos por lo que nos está sucediendo, o que se quieren casar, o que quieren ver la Navidad de otra forma, no solo comida y regalos. Nos da una alegría que no se puede expresar.

Y luego otra cosa que también quería comentar, es lo que nos dice mucha gente de que sois una familia ejemplar, y yo creo que en mi familia solamente somos los peones de Dios y que nos está utilizando para acercarle a Él a más gente. Eso nos da muchísima alegría porque ahora más que nunca hay muchísima gente que necesita a Dios aunque ellos no lo vean así.

Yo sé que José Ignacio nos está ayudando muchísimo desde el cielo dándonos ánimos y fuerza hasta con los exámenes. Y él, aunque no está presencialmente, yo le digo que siga haciendo de hermano mayor y que de vez en cuando, si hace falta, que nos de un cosqui.

Os animo a todos a que sigáis rezando y que aunque nos tropecemos en la vida, nos tenemos que volver a levantar y seguir intentándolo hasta conseguirlo. Y que cuando necesitéis algo se lo pedís a José Ignacio porque, si aquí era generoso, seguro que en el cielo también lo es.

Un abrazo

Carolina Romero González

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC