Nos recogemos allá dónde estemos, poniéndonos en presencia de Jesús, para contemplar la Santa Misa.

Meditamos con D Cristóbal Peña.

 

Artículo anteriorLo acepto todo
Artículo siguienteTestimonio en la vida y en la muerte del Arzobispo Castrense