Diego Albi es un joven católico que vive su fe día a día. A través de Vocaciones Madrid nos ofrece su testimonio como laico comprometido.

Su entusiasmo es tan contagioso que ya ha acercado a algún amigo a la fe.

Artículo anteriorCuando el sexo te atrapa
Artículo siguiente11 herramientas para dejar la pornografía