La gente quedaba admirada porque exponía sus enseñanzas con autoridad, no como los maestros de aquella época. Pues bien, ¿por qué Jesús era y hacía las cosas así? De dónde le venía eso siendo hijo de un «simple» carpintero?

Es la primera enseñanza del Evangelio de hoy. La segunda es que Jesús pasaba haciendo el bien y luchando contra el mal. Así nos lo demuestra el pasaje en el que expulsa a un espíritu inmundo.

Y todo esto, ¿a nosotros qué? Mucho, todo lo que tiene que ver con el Maestro, con nuestro Hermano… nos importa mucho porque nos enseña como vivir hoy, 2000 años después.

Artículo anteriorEmpatizar: una acción llena de significados
Artículo siguienteEl arte de morir es el arte de vivir