Todos sabemos, por lo medios de comunicación, que una de las zonas más castigadas por la pandemia del coronavirus es la Comunidad Valenciana y por eso las autoridades van tomando cada vez medidas más drásticas.

Ante esta situación, la respuesta del cardenal D. Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, en una carta diocesana con fecha del 25 de enero, es mantener las iglesias abiertas todas las horas que se pueda con el Santísimo expuesto y aumentar el número de misas, aunque cada una tenga pocas personas. Hay que favorecer que la gente pueda rezar y pueda comulgar.

El cardenal pide a los sacerdotes que tengan “las iglesias abiertas todo el día, con el Señor, el Santísimo, expuesto para que los fieles puedan estar con el Señor, orando y adorándolo y vosotros mismos también”.

Para que los feligreses puedan continuar asistiendo de forma presencial a la Santa Misa y así poder recibir la Santa Comunión, también ha pedido que se celebren cuantas veces sea necesario u oportuno, guiados de la prudencia, aunque participen numéricamente pocos fieles, y aunque estéis solos o casi solos, siempre guardando las medidas de prudencia y responsabilidad necesarias”. De esta manera facilita la asistencia al haber aforo limitado.

Puedes leer esta noticia completa en Religión en Libertad

Artículo anterior«La luz apacible!. Louis Wohl
Artículo siguienteEl Señor le rescató del infierno de las adicciones, ahora es seminarista