Precioso, emocionante, conmovedor e interesantísimo. El mejor modo de acercarse a Santo Tomás…y a una manera de ser bueno y verdadero atractivísimo. Si pensabas que la vida del filósofo y santo es aburrida, este libro te quitará esa impresión. No hizo grandes hazañas…salvo la de ser bueno. Y de ahí nace todo lo grande.

Este libro hace que a Sto. Tomás, por mucho que hayas leído sus estudios, resúmenes etc…le reencuentres tal y como ES, y que pueda acompañarte en tu vida de lector, estudioso y, sobre todo, persona abierta a la trascendencia.

Se hará tu amigo de por vida. Eso sí, para que esto suceda, tienes que leerlo con ingenuidad e inocencia madura. Imprescindible.

Reseña de jdc para el Club del lector

 

Artículo anteriorEl CEU otorga el premio Ángel Herrera a la mejor alumna a una monja
Artículo siguienteCardenal Cañizares pide que se celebren más Eucaristías