José Carlos Da Cruz Luna es un joven sacerdote chileno que, formado en España en el Centro Académico Romano Fundación (CARF), ahora se dedica a formar a otros para ser sacerdotes en su país.

Camino Católico se ha hecho eco de su testimonio:

Nació en una familia pobre y desestructurada de Brasil. Hijo de padres separados, José Carlos confiesa que desde los 12 años trabajó “para ayudar a mi madre y a mis tres hermanos».

José Carlos explica que entró en un templo católico por primera vez a los 16 años después de que un amigo le invitase a participar en un encuentro de jóvenes de la parroquia. «…allí tendríamos chicas y fútbol, fui pero me enamoré de Jesucristo”.

Con 19 años participó en otro encuentro de jóvenes.  En él tuvo “una experiencia maravillosa con Dios” en la que le reveló que “solamente Él me bastaba, que su presencia me llenaría plenamente y que era todo lo que necesitaba para ser feliz”.

Profundizando más en la experiencia que ganó en sus años en España explica que la lección más importante que aprendió fue –en sus propias palabras- “la gran llamada que hizo San Josemaría Escrivá a los cristianos de buscar la santidad en lo cotidiano de la vida y buscar llenar las cosas ordinarias de cada día con lo extraordinario de la gracia de Dios”.

Te recomiendo que leas el testimonio completo en Camino Católico

Artículo anterior¿A favor o en contra de la corriente?
Artículo siguiente¡¡¡Se buscan valientes!!!