Paz, de las Hermanas del Amor Misericordioso, nos cuenta cómo era ella cuando entró en el convento cómo tuvo que cambiar sus esquemas.

Pensaba que era tolerante, pero se dio cuenta que había personas que eran muy distintas a ella: «Había una persona con la que yo me llevaba fatal».

Escúchala.

Artículo anteriorViviendo la vida en mayúsculas
Artículo siguiente¿A favor o en contra de la corriente?