El pasillo de acceso a la UCI del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla amaneció, el pasado 22 de enero, tras una remodelación ejecutada por el Servicio Andaluz de Salud de la Junta de Andalucía, con un collage con el rostro de María Santísima de la Esperanza Macarena, una de las imágenes marianas con más devoción en España y en el mundo.

Ha sido realizado por 7 artistas con una gran trayectoria en pintura religiosa y cofrade: Nuria Barrera, José Tomás Pérez Indiano, José Cerezal, Javier Jiménez Sánchez-Dalp, Pepillo Gutiérrez Aragón, Irene Dorado y César Ramírez. El fin es dar consuelo y esperanza a los enfermos y hospitalizados, que lo están pasando realmente mal actualmente.

Sevilla Laica, en un comunicado, ha manifestado que «el mural con el que se ha decorado la planta primera del centro médico, durante la reforma, infringe flagrantemente la aconfesionalidad del Estado establecida en el artículo 16.3 de la Constitución».

El mural, según indican en la carta remitida a la dirección del Hospital, «reproduce distintas iconografías de la cara de la Virgen de Macarena«. Y recalcan que «es una deriva del propio nombre del Hospital, que como muchos edificios públicos educativos y sanitarios, ostenta un nombre inapropiado en un Estado aconfesional».

Por todo lo anterior, «Sevilla Laica reitera su exigencia de que los nombres de los edificios públicos que tengan carácter confesional sean sustituidos por otros de carácter laico».

El comunicado ha suscitado polémica entre hermandades, cofrades y sevillanos,… y, como no podía ser de otra manera, también en las redes sociales. Ante este manifiesto de Sevilla Laica, muchas personas han querido destacar y poner de manifiesto la importantísima labor de caridad y asistencia social que realizan las Hermandades y Cofradías, y mas concretamente, las impresionantes cifras que destina la Macarena a la caridad.

 

Artículo anteriorTestimonio del hermano de Rubén
Artículo siguienteMi testimonio de Fe. Iria Gálvez