Carta de D. Pablo Lora Blasco, párroco en Córdoba (España), dirigida a sus feligreses paras hablarles de la vocación, de la llamada que Jesús nos hace a cada uno de nosotros para seguirlo.

Artículo anteriorQuerida Cecilia: ¡Qué bonita la vida!
Artículo siguienteIntimidad en el noviazgo