Durante el confinamiento muchos de nosotros hemos intentado con nuestros aplausos y canciones aliviar los días malos encerrados en casa. Los sacerdotes de la parroquia de la Paloma también salían a cantar a los vecinos.

En este vídeo, en el que interpretaron Resistiré del Dúo Dinámico y Un beso y una flor de Nino Bravo, aparece el padre Rubén.

En aquel momento era diácono, pues fue ordenado sacerdote en junio del año pasado.

Artículo anterior¿Realmente conocemos a Cristo? Entrevista a D. Nicolás Álvarez de las Asturias
Artículo siguiente5 consejos para vestir modestamente