En un viaje de misión descubrí mi vocación. Testimonio de Guillermo Padilla

La Diócesis de Córdoba publica una entrevista al diácono Guillermo Padilla, tras su viaje a la misión que la propia diócesis tiene en Perú. Fue hace años, en otro viaje a este país dónde escuchó la llamada de Cristo a seguirlo muy de cerca».

«Recuerdo con mucha emoción como, en un poblado, aquella gente humilde preparó la Iglesita con todo su cariño y esmero, con la sencillez de lo que disponían, para la celebración de los sacramentos». «Aquí tenemos tan accesible la gracia de Dios dada por los sacramentos que nos acostumbramos a ella y perdemos la capacidad de asombro ante el Misterio».

También recuerda la generosidad, humildad y la hospitalidad dentro de su pobreza. «Esto sólo se explica porque tienen la conciencia de recibir a Cristo en la persona del prójimo.

Sobre los sacerdotes de allí explica que «son instrumentos en manos de Dios para traer a Cristo del Cielo a la tierra en aquellas iglesias humildes en medio de la selva. Es como estar en el pesebre de Belén».

Si tuviera que decir alguna cosa que le cambió la vida «sería saber que Dios no abandona jamás a sus hijos, especialmente a los que se muestran ante Él pequeños y pobres. Y sin duda, allí palpas la gran necesidad de sacerdotes a la par que la grandeza de la vocación. El Señor necesita jóvenes dispuestos a entregar su vida por amor a Dios, y en Él, por nuestros hermanos».

Puedes leer el testimonio completo en la Diócesis de Córdoba