viernes, septiembre 24, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOS¿Como vivo la Fe? Testimonio Jorge Pizarraya Buzón

¿Como vivo la Fe? Testimonio Jorge Pizarraya Buzón

Desde pequeño tuve una educación cristiana recibida por mis padres, y Salesiana por mi apreciado colegio Salesiano Santísima Trinidad de Sevilla, inculcándome valores donde me harían crecer como persona pero siempre de la manera más humilde posible y poniéndome siempre en el lugar de aquél que más lo necesite.

Pienso que para vivir la Eucaristía, antes hay que trabajarla haciendo actos caritativos de forma altruista, poniéndonos al servicio de aquellas personas necesitadas, enseñando nuestras aptitudes y valores con alegría. La verdadera religión no consiste solamente en palabras; hace falta demostrarla con obras.

Lo más bonito de compartir la fe con los demás, es que cuando enseñamos aprendemos de ellos, y vemos la vida desde varios puntos de vista. 

En nuestro camino como cristianos siempre nos encontraremos baches que nos harán dudar y nos harán tener nuestras crisis de fe, pero, para hacer el bien hay que tener el valor de sufrir y sobrellevar las contrariedades. Eso fue lo que me pasó a mí, pero gracias a ellas me encontré con personas que enriquecerían mi vida y mi fe cristianas, como el Ateneo de Sevilla, una institución llena de personas humildes y caritativas, llena de ilusión y alegría que se ponen al servicio de los demás a cambio de nada, estos son algunos de los muchos valores que me han transmitido sus voluntarios desde que pertenezco a su acción social, ayudando siempre a los más necesitados. También a mis compañeros y profesores de la Escuela de arte de Sevilla, quienes me enseñan a dar testimonio de Dios a través del arte.

Otra de mis formas de vivir la fe es mediante la imaginería, campo que estoy estudiando actualmente y del que aún soy un humilde aprendiz. Es difícil explicar lo que siento cada vez que me meto en mi estudio y comienzo a dar forma  la imagen de Jesucristo mediante palillos de maderas, barro y mis propios dedos. Es una continua conversación espiritual con cada obra que voy realizando. 

Muchas veces me detengo delante de la obra y la miro con mis ojos, y con ese gesto yo ya sé que Dios me está hablando y que se está dando cuenta de los buenos actos que estoy realizando durante mi vida.

Creo que Dios ya tiene planeado mi camino en la vida, es algo que siento cuando comienzo a crear con mis manos.

Quiero finalizar animando a todas aquellas personas que hayan leído estas humildes palabras que se animen a ayudar, que se acerquen a sus parroquias, a sus colegios o asociaciones y que se ofrezcan voluntarios del Señor compartiendo su fe con aquellas personas que más lo necesiten.

“Para hacer el bien se necesita valor, estar dispuesto a sufrir cualquier mortificación, no hacer sufrir nunca a nadie, ser siempre amable” (San Juan Bosco)

                                                                                                                               Jorge Pizarraya Buzón.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC