Encuentros en la primera fase

En la actualidad Dios sigue llamando, y lo hace como casi siempre: en el silencio y a través de otras personas que nos lo presentan.

He de reconocer que algunos de los que estamos aquí hemos sido llamados a la amistad con Dios de esas dos formas.

LA LLAMADA

Nos cuenta la Sagrada Escritura que un chico llamado Samuel aún no conocía cómo hablaba el Señor (cfr. 3,3b-10.19: primera lectura de la Misa).

Fue el sacerdote Elí quien entendió que Dios llamaba a aquel chico. Por eso le dio el consejo de que cuando oyese algo dijera: –«Habla, que tu siervo te escucha».

Y éste fue el inicio de la amistad del Señor con Samuel.

También nos relata el Evangelio el encuentro de Jesús con dos jóvenes: Juan y Andrés.

Estos dos chicos fueron intermediarios para que otros conocieran a Jesús (cfr: Jn 1,35-42: en la Misa de hoy). Más tarde todos ellos serían amigos de Dios.

EL RECEPTOR

Ya se ve que Dios suele hablar bajito. Y sólo es posible escucharle si nuestro interior es un receptor que no está dañado.

Juan Pablo II hablaba de «la teología del cuerpo». Y así es: nuestro cuerpo es un instrumento de alta tecnología espiritual, que si sufre alteraciones no podrá escuchar la voz de Dios.

Admiramos los grandes templos de Roma o Estambul, que han servido de encuentro con Dios.

Pero el templo más preciado por el Señor es nuestro cuerpo: allí puede habitar el Espíritu Santo, o puede ser un santuario vacío o profanado (cfr. 1 Co 6,13c-15ª.17-20: segunda lectura de la Misa).

Lo primero es comenzar con un tiempo dedicado a Dios, esto serán nuestros encuentros en primera fase. Luego vendrá la amistad.

MAESTRA DEL SILENCIO Y DE LA ESCUCHA

Desde que tuvo uso de razón María estuvo atenta a la voz de Dios. Y era tan fluido ese diálogo, que el mismo Señor quiso habitar materialmente en su cuerpo. Cómo en nuestro caso cuando recibimos la Comunión.

Antonio Balsera